James Petras: Lenin Moreno va a ganar la segunda vuelta contra la ultraderecha ecuatoriana [AUDIO]

james-petras

Para escuchar entrevista entre aquí

La razón es que el presidente saliente, Rafael Correa, ha hecho trabajos y obras muy positivas, que afectan a un importante sector de la población

María de los Ángeles Balparda: Hoy con varios temas, pero queríamos empezar con Ecuador, una impresión tuya de lo que ha pasado este fin de semana.

JP: Es una victoria por la izquierda, particularmente del centro izquierda, con la votación a favor de Lenin Moreno. Desafortunadamente, los últimos datos que tenemos nos dicen que no alcanza el 40%, pero de todos modos está muy lejos del segundo, el derechista Guillermo Lasso. Ambos pasarían a segunda vuelta. Yo por lo menos, considero que Moreno va a ganar la segunda vuelta y vamos a continuar con un gobierno progresista, contra la ultraderecha.

No creo que Ecuador vaya a seguir el camino de Argentina y Brasil. Y la razón es que el presidente saliente, Rafael Correa, ha hecho trabajos y obras muy positivas, que afectan a un importante sector de la población; pese a algunos errores que podrían rectificar en el próximo gobierno.

MAB: Ante la segunda vuelta entonces viene la etapa de buscar nuevos apoyos, no sé qué implicará en cuanto a las propuestas de Lenin Moreno.

JP: Los candidatos del progresismo, del centro y centro progresista, podrían ofrecer un apoyo para que Moreno gane. El único peligro es que los sectarios de izquierda traten de mantenerse afuera de la competencia. Eso siempre es un problema que no quieren reconocer con realismo, las verdaderas opciones en esta coyuntura. No es tan negativo presentar candidatos en la primera vuelta, pero en la segunda deben reconocer que si gana la candidatura de Lasso, va a representar un gran retroceso para la población y la política externa va a unificar a Ecuador con los países más derechistas, con el gobierno norteamericano y tratar de romper relaciones con Cuba.

Es un peligro que los banqueros vuelvan a tomar el control de Ecuador, y olvidar que fueron los que se llevaron miles de millones de dólares cuando estaban en el gobierno, que robaron, contrataron deudas ilícitas perjudicando al país. Debemos reconocer que con Correa se fueron las bases militares estadounidenses y los préstamos ilícitos pasaron a la historia como ilegales.Y el gobierno de Correa logró no pagar casi el 50% de esa deuda. Esos son alcances históricos y debemos pensar en eso como algo cumplido, pero con Lasso podría revertirse.

MAB: Resta entonces, esperar, que se defina si hay segunda vuelta. Están hablando de fraude y cosas por el estilo, pero eso no es sorpresa.

JP: Si, están siempre pensando cómo arreglar los votos para favorecer al candidato de la ultraderecha. Y las instituciones de Inteligencia, la policía secreta norteamericana, tienen una larga historia en el Ecuador. Hemos visto un reportaje al ex representante en la CIA en Ecuador, Philip Agee, que contaba cómo compraban candidatos de centro y de derecha, y en algunos casos personas, que pretenden ser de izquierda.

Entonces, están todas las posibilidades y ahora con el gobierno de Trump, nos genera preocupación que pueda seguir con la política de su antecesor Obama, que apoyó los golpes en Honduras, Paraguay, Brasil y los demás.

MAB: Pasando a otros temas. La situación en Argentina, que el presidente Macri haya tenido que retroceder en dos decisiones que había tomado, se nota como un clima convulsionado.

JP: Si, sigue provocando la huelga general pendiente en un mes. Las medidas han fracasado como instrumentos de recuperación económica y eso ha impactad sobre las clases sociales: trabajadoras y profesionales, a toda una pequeña gama de industriales y comerciales, con las tarifas tan altas: electricidad, agua, etc.

No han hecho nada que nos permita pensar que podrían recoger ni siquiera un 25% de los votos. En ese marco, Macri está preocupado porque el pueblo podría levantarse en una huelga general, que va a ir más allá de una huelga, como ocurrió el 21 de diciembre del año 2001.

Es muy grave la situación en Argentina .La huelga general va a ser simplemente una primera etapa, y no hay ninguna posibilidad de que Macri gane las elecciones legislativas en la primavera. Macri está caminando en las últimas etapas de un régimen corrupto e incapaz de hacer arrancar la economía y rectificar los enormes retrocesos que hemos visto hasta ahora.

MAB: Bien nos vamos a EEUU, donde ha varias noticias que tienen que ver con el relacionamiento internacional.

JP: Debemos reconocer que los pronunciamientos originales de Trump no estaban mal, que buscaba mayor conciliación con Rusia, pensaba que la OTAN tenía muchas limitaciones, criticaba a la Unión Europea. Pero la campaña del Partido Demócrata, que hicieron los derechistas y los progresistas juntos, fue total y tuvo efecto forzando renuncias en su gabinete, fortaleciendo los medios de comunicación que son basura y finalmente Trump ha retrocedido y ha aceptado la agenda de la alianza del Partido Demócrata, los más progresistas unificados con los más derechistas, y han derrotado cualquier iniciativa pacífica de Trump.

Ahora está forzado a aceptar toda la agenda guerrerista de la derecha con Rusia, con China y otros países. Trump ahora es cautivo de la derecha, de su partido, de su gabinete, y no tiene muchas posibilidades. Lo que vemos es la continuación de la política guerrerista de Obama, la continuación de Obama a Trump es casi total en este momento. Y lo peor es que tanto en la política doméstica como en la política externa, esonos lleva a un gobierno muy reaccionario.

MAB: Y hacia la interna, todo ese halo con el que llegó Trump de favorecer el trabajo nacional ¿En qué quedó?

JP: Es una lucha de clases interna entre dos variantes del capitalismo.Una proteccionista y la otra neoliberal, que busca fortalecer a los importadores, los banqueros, quieren profundizar los tratados de comercio internacionales; y Trump tenía el apoyo de la mediana burguesía, los exportadores y el sector manufacturero.

Además, la principal fuerza contra Trump son los empleados y profesionales del sector público que habían conseguido algún financiamiento en los gobiernos anteriores. Hoy en día por ejemplo, en Boston, cientos de científicos protestan porque la política de Trump es cortar el presupuesto interno, para fortalecer los subsidios al sector privado. Entonces, es una lucha además entre el capital manufacturero y el sector público.

Hay un conflicto también entre los obreros que arrancaron apoyando a Trump por la reindustrialización del país y los sectores que buscan exportar el capital. En esta lucha han tomado partido los medios de comunicación 100% contra Trump y a favor de los importadores, los sectores públicos y los banqueros. Y Trump quedó con el apoyo del sector manufacturero y algunos sectores de la clase obrera.

MAB: ¿O sea que los importadores y los banqueros son los que aparecen ahora como opositores?

JP: Si. Pero Trump no tiene mucha capacidad de movilizar gente, más allá de los fieles que lo votaron entre la pequeña burguesía y los sectores de pequeños empleos. Creo que las movilizaciones que Trump está lazando son para tratar de responder a los sectores medios estatales.

MAB: No se si tenías algún otro tema, tenemos lo de Francia también con movilizaciones y las elecciones que se vienen.

JP: Bueno, Francia siempre tuvo actividades contra las minorías, los árabes, los musulmanes. Desde la época de Argelia, cuando Francia masacró a cientos en las calles de París en el año 1961. Y ahora la policía utilizó un palo para violar a un joven de origen árabe, lo que ha provocado enormes manifestaciones de protesta, en algunos casos violentas, contra el abuso de la policía y el gobierno contra las minorías en los barrios pobres en Francia, particularmente en los suburbios de París.

En Francia hay un triángulo. Está la izquierda que no ha ganado últimamente. Después tenemos la derecha nacionalista que ha ganado mucha fuerza con Le Pen. Y después tenemos el neoliberalismo extremista que ha ganado peso y quiere revertir todos los programas sociales de los últimos 30 años.

Debemos pensar que el conflicto en Francia va a profundizar la lucha de clases, la lucha nacionalista contra los neoliberales que probablemente ganen las elecciones, contra la derecha que está tomando posiciones cada vez más populistas y clasistas. Entonces, un clasismo racista contra un neoliberal reaccionario. No hay muchas perspectivas en el corto plazo.

Fuente: La Haine 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s